La Ley de Prevención de Riesgos Laborales vio la luz el 8 de noviembre de 1995. Su antecesora fue la Ordenanza de Seguridad e Higiene en el Trabajo, vigente desde 1971, con un perfil garantista de atención al accidentado y reparación del daño. En estos 20 años se pasa de un enfoque reactivo (reparar el daño una vez producido) a uno preventivo.

Balance la Prevención de Riesgos Laborales 

El sindicato UGT publica un informe en este aniversario en el que hace balance de la actual ley, con una valoración positiva en general. Los accidentes laborales mortales se han reducido a un tercio en estos últimos 20 años. Con la promulgación de la ley se desarrollan planes de acción, como las Estrategias de Seguridad y Salud nacionales y autonómicas. El sindicato apunta como mejora el incremento de la formación e información y el aumento de la sensibilización de agentes sociales en la prevención.

Evolución de accidentes mortales

El índice de incidencia de los accidentes laborales mortales (número de muertos por cada 100.000 trabajadores) se ha reducido un 66,3% en estos 20 años. En el año 1995 este índice era de 10,1 mientras que en 2014 fue de 3,4.

La siniestralidad laboral ha sufrido variaciones en estas dos décadas. La incidencia de accidentes laborales mortales se ha reducido gradualmente desde 1995; a excepción de los años 1997 y 2002, cuando se registraron sendos repuntes.

Según el sindicato, los avances conseguidos durante estos años se están tambaleando ahora. El informe muestra un repunte de los accidentes mortales en lo que va de año, con un incremento del 4% hasta agosto. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social refleja 371 fallecidos en el periodo enero-agosto de 2015. Es un 3% más con respecto al mismo periodo de 2014.

Evolución de accidentes con baja

Asimismo, entre enero y agosto se han producido 311.977 accidentes con baja, lo que significa un aumento del 4,4% con respecto al mismo periodo de 2014. Tras la aprobación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la incidencia de los accidentes laborales con baja siguió creciendo durante seis años. En 2001 comenzó un periodo de reducción hasta el año 2012, cuando se marcó un mínimo con 2.948 casos por cada 100.000 trabajadores. A partir de 2012, ha vuelto a aumentar.

Por eso, existe la necesidad de seguir trabajando para volver a esa tendencia decreciente.

Nuevos riesgos

Actualmente, los trabajadores están menos expuestos a riesgos tradicionales. Sin embargo, han surgido nuevos riesgos derivados de nuevas formas de organizar el trabajo: externalización y subcontratación, autoempleo, uso de nuevas tecnologías… Todas ellas modifican el escenario en el que se aplica la Ley de PRL.

UGT considera fundamental prestar una mayor atención a la situación de autónomos, trabajadores de pymes y subcontratas ya que la descentralización productiva está cada vez más extendida.

Además, no solo hay que tener en cuenta los riesgos físicos, sino también los mentales. Es necesario abordar riesgos emergentes y psicosociales, con especial atención sobre el crecimiento de los trastornos músculo-esqueléticos.

Propuestas y soluciones

El sindicato reclama mejoras en el reconocimiento de enfermedades profesionales, para el que dice “hemos retrocedido hasta niveles de 1999”. Además, apuesta por hacer públicas las sanciones por infracciones muy graves, así como incrementar las actuaciones de la Inspección de Trabajo, sensibilizar a la población desde la educación primaria de la importancia de la salud laboral y lograr una mayor coordinación entre las diferentes administraciones en la lucha contra la siniestralidad en el trabajo.

Demanda también aumentar la inversión en I+D+i y mejorar las fuentes de información para permitir una mejor identificación de riesgos.

Cada día mueren 2 personas en accidente laboral y 67 trabajadores son víctimas de enfermedades relacionadas con el trabajo.

Concluye el sindicato que la prevención actual es formal, no real. Según la Encuesta Nacional de Gestión de Riesgos Laborales en las empresas en 2014, los principales factores para abordar la PRL son evitar la multa o sanción en caso de incumplimiento normativo.

Con información de UGT, El Economista, Bolsamanía

Comparte si te gustó