E-coordina

Arantxa Ortega, moderadora en el Encuentro Empresarial sobre Cultura Preventiva de e-coordina reflexiona sobre la importancia de la comunicación y participación en la cultura preventiva desde el punto de vista del técnico de PRL.

#23MCulturaPreventiva

Hace más de diez años que soy técnico de prevención de riesgos laborales en varios hospitales públicos de la Comunidad Madrid. Anteriormente he trabajado en Servicios de Prevención Ajenos en ámbito industrial. A muchos trabajadores del hospital les intriga la función que tenemos los técnicos de prevención, así que vamos a aclararlo desde los primeros párrafos. Lo mejor de todo es que cuando empecé la pregunta era “¿Técnico de qué?”. Algo hemos avanzado.

Sobre el papel y amparados bajo el artículo 37 del Real Decreto 39/1997, nuestra función es: hacer evaluaciones de lugares y puestos de trabajo, mediciones de agentes químicos, físicos y biológicos en el ambiente laboral, formación, información, etc… Explicado de una forma sencilla para aquellos ajenos al lenguaje técnico es: observar, evaluar y proponer mejoras.

El valor de la Escucha PRL

Desde mi punto de vista, una de nuestras labores más importantes como técnicos es preguntar y sobre todo saber escuchar con interés. Ejercer por nuestra parte el papel dual de emisor o receptor es clave en la comunicación preventiva.
Desde mi experiencia como técnico, puedo decir que la recopilación de ideas y sugerencias de los trabajadores crea un impacto positivo en la motivación y el compromiso con la empresa. A todos nos gusta ser escuchados y valorados en nuestro puesto y si podemos aportar ideas que mejoren el trabajo, pues mejor. Sin lugar a dudas, el que los trabajadores puedan participar en la toma de decisiones que les afecten es beneficioso para la cultura preventiva de la organización.

Canales de comunicación PRL.

Las empresas suelen contar con diferentes canales de comunicación, los más clásicos son el canal escrito y el canal oral. Las encuestas, las instrucciones o comunicados internos, suelen difundirse de manera escrita. Por otro lado, reuniones y llamadas telefónicas forman parte del canal oral. De un tiempo a esta parte se han incluido las videoconferencias y están por explotar los canales digitales, donde el uso más habitual se centra en el correo electrónico. El verbo comunicar viene del latín communicare que significa compartir algo, poner en común. Me gustaría aportar mi granito de arena en fomentar el uso del canal de comunicación digital, en materias de prevención.

Nuevas tecnologías y Cultura Preventiva

Desde mi punto de vista, las nuevas tecnologías, incluidas las redes sociales, son buenas herramientas que ayudan a la fácil difusión, aprovechando su buen uso. Cada vez más utilizamos medios digitales para comunicarnos, para saber del mundo, para seguir nuestros intereses y aquello que nos importa. Esta tendencia es mayor y mayor, en las nuevas generaciones, por lo que la comunicación en el siglo XXI no puede concebirse sin el uso de las nuevas tecnologías.

Un ejemplo de uso de éstas en nuestro ámbito sería el uso de un buzón digital en exclusiva para la notificación de riesgos laborales dentro de la organización, gestionado por los servicios de prevención. Mediante la herramienta de Microsoft Forms, podemos diseñar, de forma sencilla, un cuestionario de comunicación interna relativo a riesgos en la seguridad y salud, de los trabajadores de nuestra organización, que puede rellenarse: desde el correo electrónico o directamente desde el móvil.

Este buzón digital se puede difundir entre los trabajadores de forma sencilla, con cuatro posibilidades:

  •      ·Mediante URL (una dirección dada en la web)
  •      ·Código QR (versión bidimensional del código de barras) que enlaza directamente con la URL sin tener que teclear ni memorizar nada.
  •      ·Insertado para página web o sway (programa de presentación de diapositivas o vídeos en línea que permite trabajar de forma colaborativa).
  •      ·A través de correo electrónico.

Sin olvidar la clásica cartelería colocada en tablones de anuncios oficiales o puntos estratégicos de encuentro de los profesionales (cafetería, hall de ascensores, puerta de escaleras, etc…).
Con esto, además de ganar en accesibilidad, ahorramos tiempo para el usuario y para los Servicios de Prevención, que pueden recoger datos previos evitando errores de transcripción, sin olvidar ningún dato que sea necesario y pudiendo integrar toda esa información en bases de datos que se pueden analizar estadísticamente. Todo ello sin olvidad aspectos de seguridad, pues se utiliza una herramienta incluida en el software ofertado por la organización.

Redes sociales para crear cultura preventiva

En las empresas necesitamos una alfabetización digital urgente. Tenemos herramientas a nuestra disposición a las que no les sacamos el máximo partido. ¿Alguna empresa se plantea el uso de las redes sociales para la reducción o eliminación de riesgos laborales, por ejemplo?

Voy a hacer un repaso por las principales redes sociales que, desde mi punto de vista, pueden ser un buen reclamo para extender la cultura de la prevención en nuestra organización, a través de la participación y creatividad de los trabajadores:

TikTok.

TikTok es una red poco explotada a nivel de prevención de riesgos laborales en la empresa. Sin embargo algunos trabajadores comparten aquí habilidades adquiridas para evitar los riesgos.
Pongo el ejemplo de @perdidue que a través de este vídeo, con gran sentido del humor, nos propone eliminar el riesgos de corte con las ampollas, un tipo de accidente común en el ámbito sanitario.

@perdidue Truco enfermero para no cortarse con las ampollas y precisar cinco puntos de sutura y dos concentrados de hematíes🤣#enfermeraenapuros #enfermera ♬ Dancin (KRONO Remix) – Aaron Smith

 

Instagram.

En esta red social podemos compartir imágenes y videos a través de ‘Reels’ (herramienta del propio Instagram que permite subir vídeos de 15 segundos).  Una de sus ventajas es que no desaparecen como otras herramientas más populares como las stories y permiten que otros usuarios los descubran y compartan.  Traigo el ejemplo de la usuaria @sara_spardo que, en una colección de cinco imágenes, enseña el uso correcto de un nuevo recipiente para la recepción de muestras incluidas en formol. Desconocer su uso correcto conlleva no tener controlado un riesgo laboral (salpicadura por agente químico), además de una pérdida de muestra.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Sara SP (@sara_spardo)

Pinterest.

En esta red encontramos ideas para confeccionar un disfraz, decorar una habitación, pero también, y esto es lo interesante para nosotros, el protocolo de actuación en el ámbito laboral.
Su uso a nivel de prevención es interesante porque no están limitados los caracteres de escritura. Es decir, a través de una imagen se accede al blog donde, de forma más extensa, se facilitan enlaces de interés sobre la materia recogida en la imagen.
Pongo el ejemplo de @enfermeriacreativa, que nos regaló esta preciosa Infografía con el protocolo de actuación en caso de accidente biológico en un hospital. Al pinchar en la imagen, nos lleva directamente al blog donde recoge diversa información interesante que complementa a la imagen.

Twitter.

Para finalizar y ver claramente la utilidad de esta red social, os enseño un tuit utilizado a principios de marzo de 2020. @arantxa_oh

Me sirvió para enseñar la correcta retirada segura de guantes. Evitar o minimizar al máximo el riesgo biológico. Fue en un momento en el que la formación se hacía de manera rápida y urgente.
Un dos por uno: comunicar cómo reducir o minimizar riesgos y reforzar aprendizaje en la formación, en menos de 280 caracteres y 11 segundos de imágenes. Gracias a las estadísticas de la actividad del tuit, podemos ver que ha tenido más de 51.000 reproducciones y ha sido 119.000 veces visto entre otras opciones.  Un tuit formativo para los trabajadores de mi organización y de otras que realizan las mismas funciones, accesible de manera cómoda y fácilmente compartible.

Youtube, Vimeo…

Y los canales no se acaban aquí. Se pueden utilizar youtube, vimeo, listas de distribución y un larguísimo etc. El canal a elegir dependerá del tipo de información que se quiera comunicar. También de la forma de llegar de forma rápida y efectiva a los trabajadores.

Como conclusión, además de las formas tradiciones, las empresas deben estar preparadas para nuevas maneras de comunicación. Ss debe implicar a los trabajadores, fomentando el compromiso y la creatividad a la hora de comunicar información en materia de PRL. Se debe facilitar su labor en este ámbito.

Para estar preparadas y adaptadas a los nuevos tiempos y a sus posibilidades, el apoyo y la participación debe ser decidido desde la gerencia, mandos intermedios, delegados de prevención y trabajadores.

Arantxa Ortega