La Academia Americana de Neurología ha publicado el resultado de varios estudios en los que se analizan a 138.782 participantes durante amplios periodos de tiempo, relacionando el riesgo de sufrir una isquemia cerebral y otros accidentes cerebrovasculares, con el estrés laboral asociado a sus puestos de trabajo.

Establece una clasificación de cuatro grupos combinando los niveles de exigencia y control sobre el trabajo a realizar:

  • Trabajos de bajo estrés: son de baja exigencia y alto control.
  • Trabajos pasivos: de baja exigencia y bajo control.
  • Trabajos activos: de alta exigencia y alto control.
  • Trabajos de alto estrés: de alta exigencia y bajo control.

En este último grupo se engloba el sector servicios, que se relaciona con un riesgo mayor de accidente cerebrovascular. Concretamente, las personas con un puesto de trabajo de alto estrés tienen un 58% más de posibilidades de sufrir una isquemia cerebral. Éste es el accidente cerebrovascular más común entre los trabajadores de alto estrés, y está causado por la obstrucción del flujo sanguíneo, lo que impide la llegada de oxígeno al cerebro.

Sin embargo, en los empleos de alta exigencia pero alto control, esto es, más predecibles en el día a día; no se aprecia una mayor probabilidad de sufrir estos tipos de accidentes debido al tipo de trabajo.

Las hemorragias cerebrales también afectan en mayor medida a trabajadores con puestos más estresantes: un 22% más que aquellos con trabajos de bajo estrés. En el género femenino, además, este porcentaje aumenta hasta el 33%.

Según señala el informe, se puede trabajar en la prevención de estos accidentes descentralizando la toma de decisiones o flexibilizando la estructura de trabajo.

Otros factores relacionados con el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares son los malos hábitos alimenticios, el tabaquismo o la falta de ejercicio físico.

El estudio, sin embargo, no ha tenido en cuenta otras causas como pueden ser la presión arterial o el colesterol. Tampoco se han medido el número total de horas trabajadas o el trabajo físico realizado.

Fuente: El País