La Tarjeta Profesional de la Construcción es una herramienta estrechamente vinculada con la formación en materia de prevención de riesgos laborales que está a disposición de todos los trabajadores del sector de la construcción. La tarjeta es un documento mediante el cual se acredita la formación recibida por el trabajador del sector en materia de prevención de riesgos laborales, su categoría profesional y sus periodos de ocupación en las distintas empresas en las que haya ejercido su actividad.

Para los trabajadores, ser titular de la TPC supone acreditar que han recibido, al menos, la formación inicial en materia de PRL y cualquier otro tipo de formación recibida, acreditar la categoría profesional y la experiencia en el sector, así como el haber sido sometido a los reconocimientos médicos según lo estipulado en el Convenio General del Sector de la Construcción.

Para las empresas, esta tarjeta les permite certificar que sus trabajadores disponen, como mínimo, de la formación inicial en materia de PRL, constatar que los trabajadores de nueva incorporación y los trabajadores pertenecientes a las empresas subcontratistas tienen asimismo esta formación inicial.

Beneficiarios de la Tarjeta Profesional de la Construcción

Pueden solicitar la TPC los trabajadores en alta, o en situación de incapacidad temporal, que presten sus servicios en empresas encuadradas en el ámbito del Convenio General del Sector de la Construcción; así como aquellas personas en situación de desempleo (siempre que tengan acreditados, al menos, treinta días de alta en empresas encuadradas en dicho Convenio en el periodo de sesenta meses inmediatamente anterior a la fecha de solicitud). También los trabajadores por cuenta propia (autónomos) sin trabajadores a cargo, así como los profesionales colegiados.

Para obtener la Tarjeta Profesional de la Construcción es requisito imprescindible haber recibido, al menos, la formación inicial en materia de prevención de riesgos laborales.

La Fundación Laboral de la Construcción es la entidad encargada de implantar, desarrollar y divulgar la TPC, tal y como recoge el V Convenio  General del Sector de la Construcción (2012-2016).

Renovación de la Tarjeta Profesional de la Construcción

El BOE publicó el pasado 23 de febrero de 2016 la modificación del contenido del V Convenio General del Sector de la Construcción respecto a la regulación de la TPC. El cambio producido se refiere a la caducidad de la tarjeta, que vuelve a caducar a los cinco años de su emisión.

Los usuarios de la tarjeta que la tengan caducada pueden solicitar su renovación, disponiendo de todo el año 2016 para hacerlo.

Nuevo diseño

La nueva TPC cuenta con un nuevo diseño, que incluye un código QR. Este código de respuesta rápida permite la lectura de la formación preventiva homologada del usuario mediante cualquier dispositivo Smartphone mediante una app de lectura de códigos QR. Por otro lado, se ha añadido un holograma identificativo de la Fundación Laboral de la Construcción, con el fin de evitar falsificaciones.

Más información aquí