La ley obliga a todas las empresas a establecer un sistema para controlar el registro de la jornada de trabajo. Quien no lo tenga, desde el 12 de julio, podría ser multado con sanciones superiores a los 6.000 euros.  Se requiere un sistema eficaz. Read More